Nada está vacío en el ludoverso